Running: 6 consejos para empezar a correr y no morir en el intento

El running es una de las actividades físicas que más ha ganado relevancia en los últimos tiempos. Es una actividad que otorga muchos beneficios y se puede hacer en cualquier lado. Hacer running no es solo ejercitarse, también es disfrutar del aire libre y una muy buena forma para empezar a mejorar tu forma física.

Sin embargo, hacer running no solo es correr y ya, hay que saber hacerlo para construir fuerza, aumentar la resistencia y mejorar el estado físico en general.

Así que antes de amarrarte los tenis y salir a correr, echa un vistazo a estos 6 consejos para empezar a hacer running y no morir en el intento.

Runinng: consejos para principiantes

Empieza con intervalos cortos

Si estás empezando en el mundo del running, no planees hacer una distancia completa para una sola sesión. Divide tu recorrido en intervalos cortos al principio. Entre los intervalos, camina un poco para recuperarte. Poco a poco ves reduciendo los tiempos en los que caminas y aumenta el trote hasta que sea capaz de correr sin caminar.

Comienza despacio

Muchos runners principiantes quieren empezar corriendo muy rápido, y eso lo terminan pagando a los pocos minutos. La frustración, el dolor e incluso las lesiones son algunas de las consecuencias. El cuerpo tiene que acostumbrarse al estrés, la tensión y las exigencias del running. Por eso, tus primeras carreras deberías hacerlas a un ritmo moderado para ir acostumbrando al cuerpo.

Descansa entre días

Está bien que luego de haber hecho tu primera carrera y notar que te sientes diferentes quieras echarte otra, pero esto no es la mejor opción. Guárdate esas ganas un tantito para que puedas descansar y preparar tu cuerpo, músculos, huesos y sistema cardiovascular para correr de nuevo. Deja un día entre sesiones de running para descansar y estar al máximo en tu próxima aventura.

Relájate

El running o correr es una actividad física exigente; el cuerpo es sometido a estrés y por lo tanto se tensiona. Sumado a esto, muchos principiantes no tienen una técnica adecuada y esto hace que el trote sea más duro y gastes más energía. Con el paso del tiempo, el cuerpo irá desarrollando la coordinación necesaria para rendir mejor. Si estás empezando, corre de forma relajada, sin tensionar los brazos y con pasos cortos.

Cuidado con el dolor de caballo

Ese molesto dolor de caballo es muy común entre corredores, ya sean principiantes o avanzados. La recomendación es que evites comer alimentos sólidos por lo menos dos horas antes de entrenar y beber pequeñas cantidades de agua. Si te da el dolor de caballo, respira hondo, de forma tranquila y camina; haz presión con las manos si te duele. No empieces a correr hasta que pase el dolor.

Respira correctamente

Otro de los puntos importantes a tener en cuenta para hacer running es la respiración. Una forma ineficaz de respirar puede hacer que quedes sin aliento rápidamente y pierdas rendimiento. Al correr la respiración debe ser profunda o diafragmática, es decir, desde el estómago. Esta es la mejor forma para una toma más eficiente y máxima del oxígeno. Ya que la idea es llevar el máximo oxígeno a tu cuerpo, lo más recomendado es que respires por la boca, ya que así va a entrar una cantidad más grande de aire y tu rendimiento no se verá afectado.

Al principio tendrás que practicar la respiración profunda pero ya verás que con el tiempo te saldrá automáticamente. Respirar correctamente es una de las formas más eficaces de evitar el dolor de caballo.

Recuerda que la actividad física debe ir de la mano de una alimentación sana y balanceada y un buen descanso por la noche. 

Te puede interesar: