Datos curiosos que no sabías sobre el tequila

El tequila es la bebida insignia de México; la bebida que mejor nos representa en todo el mundo; es más, no se concibe a un mexicano sin tequila. Hoy en día, el tequila, ha traspasado fronteras y ha dejado de ser una bebida local y popular, a ser un destilado sofisticado que lo toman las grandes figuras del mundo.

Es tanta la fama de este destilado de Jalisco, que el 24 de julio de cada año se celebra el Día Internacional del Tequila; producto que no deja de estar rodeado de misterios y datos curiosos. A continuación te presentamos algunos de ellos que quizás no conocías.

Estas son las curiosidades del tequila

Patrimonio de la Humanidad

El 24 de julio de 2006, la Unesco declaró el paisaje agavero y a las antiguas instalaciones industriales de tequila, como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Se considera que el cultivo del agave hace parte de la identidad nacional mexicana. Fue así que esta fecha se convirtió en la celebración mundial del tequila.

Gracias a los españoles

El tequila se empezó a producir en masa en el siglo XVI gracias al proceso de destilación traído por los españoles. Primero, el Marqués de Altamira empezó a producirlo y luego el rey Carlos IV le dio permiso a la familia Cuervo para comercializarlo.

Tiene denominación de origen

Como el champagne, el cognac y otras bebidas alcoholicas, el tequila para ser legalmente llamado así solo puede producirse en cinco estado de los Estados Unidos Mexicanos. Estos son Guanajuato, Michoacán, Tamaulipas, Nayarit y Jalisco. Siendo las destilerías y sus alrededores que se encuentran en el pueblo de Tequila su principal productor.

Su mayor parte tiene que ser agave azul

Otro aspecto legal para poder ser llamado tequila es que el destilado debe ser derivado, de por lo menos un 51 % de agave tequilana weber variedad azul. Técnicamente, todos los destilados son mezcal, pero solo los que contienen dicho porcentaje y producidos en los lugares mencionados son tequila.

No es un cactus

Aunque parezca, en realidad el agave no es un cactus. Pertenece a la familia de las Agavoideae, que son unas plantas suculentas, más emparentadas con los lirios.

Una labor de paciencia y amor

Para poder ser utilizadas para producir tequila, las plantas de agave tienen que tener más o menos 8 años de edad y más de dos metros de altura.

Este criterio es evaluado a ojo por el jimador y es quien dice si la planta está lista para la jima. Luego, con una cuchilla de punta redonda llamada coa, el jimador corta las pencas hasta dejar solo la piña o el corazón del agave. Las pencas se cuecen y se muelen, proceso donde se separa el jugo del bagazo y después se destila para obtener el tequila.

Durante este proceso, la planta del agave muere, por lo que hay que plantar otra en su lugar y esperar ocho años para que crezcan y estén listas para su ser convertidas en tequila.

 Clasificaciones del tequila

Según la edad del tequila se pueden clasificar en blancos o plata y los jóvenes u oro, los cuales no tienen tiempo de añejamiento más de un par de meses. Los jóvenes son tequilas blancos mezclados con alguno añejado o coloreados artificialmente. Luego están los reposados que pasan en barrica de uno a dos años; los añejos de uno a tres y los extra añejos con un mínimo de tres años.

 El caballito

El vaso alargado y de grueso fondo en el que tradicionalmente se bebe el tequila, se llama así porque los rancheros llevaban en sus paseos a caballo un vasito así para servirse la bebida. Cuando la gente les preguntaba para qué era el vasito, ellos respondían “para el tequila en el caballito”.

No causa resaca

Un tequila 100 % de agave que no pasa por ningún proceso químico, jamás te producirá cruda.

Te puede interesar: