Beneficios de la chía en el consumo

Actualmente muchas personas desconocen por qué la chía es un "súper alimento", y su importancia dentro de una alimentación saludable. En pequeñas cantidades de este alimento hay “alto contenido de ácidos grasos como el omega 3, fibra, aminoácidos, antioxidantes, vitaminas y minerales. Estas propiedades son indispensables para el buen funcionamiento del organismo, es decir, que son necesarios para la salud y bienestar.

Te puede interesar: Tips de nutrición que te ayudarán a mejorar tu estilo de vida

 La chía es una semilla pequeña, que puede pasar por insignificante pero ya se ha comprobado los enormes beneficios que tiene para la salud. ¿Quieres saber cuáles y cómo consumirla? A continuación te lo contamos todo.

Beneficios de la semilla de chía

Algunos de los beneficios del consumo de chía incluyen:

  • Pérdida de peso,
  • Disminuye el colesterol total y aumentó el colesterol de tipo HDL,
  • Previene el estreñimiento y mejora de la digestión,
  • Puede ayudar a prevenir enfermedades como la arterosclerosis, el cáncer y la cardiopatía isquémica,
  • Reducción de la glucemia en diabéticos,
  • Una cucharada de chía, proporciona el 19 % de fibra diaria recomendada,
  • Previene el daño celular,
  • Aporta hierro y calcio,
  • Contiene magnesio, lo cual mantiene saludable el sistema nervioso, el muscular, el óseo y el corazón,
  • Son bajas en carbohidratos,
  • Reduce el apetito,
  • Reduce los niveles de azúcar,
  • Ayuda a disminuir el estrés y reduce; en algunos casos, los síntomas de la depresión,
  • Aporta energía, y
  • Fortalece el pelo, le da brillo y reduce su caída.

¿Cómo consumir las semillas de chía?

Las semillas de chía son tan versátiles que las puedes comer como sea. Puedes agregarla fácilmente a todo: ensaladas, yogur, agua, frutas, sopas, pan, arroces, dulces, batidos… en fin, solo necesitas un puñado de semillas de chía y tu disfrutarlas en tus alimentos favoritos.

Te puede interesar: Té chai: propiedades del té de la India

Recuerda que todo estilo de vida saludable, debe ir acompañada de actividad física y una alimentación saludable y balanceada.