Conoce todo sobre los CETES: qué son y por qué es bueno invertir en ellos

Si estás pensando en mejorar tus finanzas o generar ingresos extras, los CETES son una buena opción para ello. De acuerdo con el Banco de México (Banxico) los CETES son Certificados de la Tesorería de la Federación. Es decir, son pagarés que tiene el Gobierno Federal para recaudar fondos en un cierto plazo y los cuales generan rendimiento a quienes invierten en ellos.

Es decir, que cuando adquieres CETES, le estas prestando dinero al Gobierno de México para que pueda pagar sus responsabilidades, y a cambio, te llevas una ganancia cuando venza el plazo.

Es una manera segura de invertir tu dinero, ya que le estas prestando al Gobierno y no a una empresa privada, sin embargo, la ganancia que genera es baja en comparación con otras alternativas de inversión. Tu garantía es que siempre se mantendrá por encima de la inflación, por lo que al menos vas a recuperar el mismo valor que depositaste.

Te puede interesar: Consejos para aprender a ahorrar dinero

Eso sí, invertir en CETES es mejor que tener tu dinero en una cuenta de ahorros, su rendimiento es mayor. También es una opción segura si lo que quieres es adentrarte en el mundo de las inversiones.

¿Qué más debo saber sobre los CETES?

Para invertir en los CETES, puedes hacerlo desde 100 pesos y lo puedes tener allí en un plazo mínimo de 7 días y a máximo de 728 días.

Anteriormente, solo podías adquirir CETES a través de instituciones bancarias y casas de bolsas, sin embargo, estas instituciones te cobran comisiones por cobrar sus servicios. Actualmente también es así, pero además la Secretaria de Hacienda y Crédito Publico creo cetesdirecto, una plataforma segura y gratuita en internet donde puedes abrir tu cuenta y adquirir tus CETES sin necesidad de intermediarios y pagar comisiones. Es una plataforma completamente segura, ya que es operada por la Nacional Financiera (Nafin).

Para invertir en CETES; ya sea a través de bancos o casas de bolsas, o directamente en la plataforma, necesitas ser mexicano o en caso de ser extranjero tener residencia temporal o permanente; una cuenta bancaria de débito que pertenezca a algún banco en México, ser mayor de edad, CURP y por supuesto, el dinero.