Historia de la celebración de la Virgen de Guadalupe

La celebración de la Virgen de Guadalupe es fiesta nacional mexicana aunque no es un día de asueto según el calendario oficial de festivos en México, la mayoría de las personas, así como instituciones toman este día para descansar y celebrar la patrona de todos los católicos mexicanos y de millones de personas en todo el mundo.

El día oficial es el 12 de diciembre; que para este año cae en día sábado, sin embargo, las celebraciones en honor a la Virgen de Guadalupe comienzan desde el 11 de diciembre a media noche con una serenata. Si aún no conoces la historia de la Virgen de Guadalupe, te la contamos aquí.

Historia de la aparición de la Virgen de Guadalupe

Cuenta la historia que Juan Diego era un indígena creyente que vivía en un lugar donde no había iglesias, por lo que para asistir a una tenía que ir hasta Santa Cruz de Tlatelolco. Un día, caminando, escuchó un canto que llamó su atención y de pronto vio un sol resplandeciente y en medio a una señora morena en actitud de oración.

Está fue la primera de tres apariciones, la cual sucedieron del 9 al 12 de diciembre de 1531 según los relatos populares. En cada una de las apariciones de la Virgen de Guadalupe, esta le manifestó a Diego su deseo que en ese lugar se construyese un templo.

La Virgen le encomendó que le comunicara ese deseo al obispo. Sin embargo, ni el obispo ni los párrocos de la región tomaron en serio las palabras del indígena Diego. Y gracias a la insistencia de este, el obispo le pide una prueba. 

El milagro de la Virgen de Guadalupe

Juan Diego, desilusionado y preocupado por la salud de su tío, decide que no pasará más por el lugar en el que la Virgen se aparecía. Pero, el 12 de diciembre, Diego se apresura a buscar a un sacerdote para que le administrará los santos oleos a su tío que estaba muriendo.

Para llegar más rápido decide pasara nuevamente por el Tepeyac y entonces la Virgen se le volvió a aparecer. Ella le preguntó que le afligía y este le contó lo que sucedía. La Virgen responde que no se preocupara por su tío, que ya estaba sano y en cambio le pidió que subiera al cerro y cortará unas flores para que se las llevara al obispo.

Juan Diego, hizo caso y se encontró con unas rosas muy lindas que crecían en otra temporada y que no se daban en aquellas tierras. El indígena las recogió y las envolvió en su ayate para desplegarlo solo delante del obispo como la Virgen le ordenó.

El obispo recibió a Diego cerca del mediodía y al desplegar su ayate, vieron como caían rosas de Castilla a la vez que aparecía en la manta la imagen pintada de la Virgen de Guadalupe. Según la creencia y la historia, este es el manto que está en la Basílica de la Virgen de Guadalupe.

La iglesia fue construida en el lugar que la Virgen de Guadalupe señaló. A este lugar se le conoce como la Villa y esta ubicado al pie del Cerro del Tepeyac en la alcaldía Gustavo A. Madero de la Ciudad de México. Ahí llegan millones de creyentes; mexicanos y extranjeros, a conocer el templo y/o a cumplir promesas a la Virgen de Guadalupe.

Te puede interesar: